Bizcocho de plátano sin lácteos ni azúcar añadido

Bizcocho de plátano sin lácteos ni azúcar añadido

Este bizcocho de plátano se puede comer sin remordimiento, sin lácteos y sin azúcar añadidos, fácil, dulce, sabroso, esponjoso, apto para toda la familia y como os digo muy  muy rico.

Siempre me ha gustado  cuidar nuestra alimentación pero hasta el inicio de la Alimentación complementaria (AC)  nunca había probado este tipo de recetas dulces, porque son dulces, y bastante buenos, sin nada que envidiar a los que llevan azúcar.  A nosotros no encantan, es una manera estupenda de que en esas ocasiones especiales que se consuma algo dulce en casa, ningún miembro de la familia quede excluido, además, en esta ocasión, la receta tampoco lleva lácteos, lo que la hace apta desde el inicio de la AC , para personas con alergia a la proteína de leche de vaca o a la lactosa. ¿te animas? .

Si no sabéis como prepara la crema de dátiles, aquí, te cuento como hacerlo; es muy sencilla y un sustituto estupendo al azúcar.

Si preparáis mis recetas no dudéis en etiquetarme en las distintas redes sociales  como @misrecetasblw

Ingredientes:

  • 3 plátanos
  • 2 huevos
  • 175 gr de harina integral de trigo
  • 160 ml de bebida de avena
  • 20 ml de aceite de coco
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 80 gr de pasta de dátil ( 3 cucharadas)
  • una cucharadita de canela en polvo

Elaboración:

  1. Machacamos los plátanos con un tenedor hasta obtener una pasta.
  2. Separamos las claras y las yemas, mezclando estas últimas  plátano machado, incorporamos también el aceite de coco, la bebida de avena y la pasta de dátil.  Mezclamos hasta que quede todo bien integrado.
  3. Sin dejar de mover añadimos poco a poco la harina tamizada junto a la levadura.
  4. Montamos las claras a punto de nieve, las añadimos  la masa con movimientos envolventes para que no se bajen.
  5. Horneamos durante aproximadamente 45 minutos  a 180 º con calor arriba y abajo( el horno previamente precalentado) .
  6. Dejamos enfriar y desamoldamos.

Es muy importante tener en cuenta que el tiempo de horneado puede cambiar dependiendo del horno que usemos, por ello, para  saber si el bizcocho está en su punto, lo pinchamos en el centro con un palillo y si este sale limpio significa que ya lo está. En caso contrario, dejamos cocer 5 minutos y repetimos la operación, así hasta que salga limpio el palillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *